La pantalla doméstica: un mundo de reflejos

Conoce morbo 631047

La comunicación humana es sustituida, muchas veces de modo subliminal, por la saturación informativa de la misma manera que los viejos y sólidos muros de las casas de antes lo son ahora por tabiques de panel. El cuarto de estar de nuestra casa también se ha convertido en un sagrado lugar ante el que la familia rinde pleitesía totémica al televisor, la palabra por excelencia. En cualquier caso no podemos caer en el simplismo de considerar la televisión como causa, tan cacareada por algunos sociólogos y comunicólogos, de la incomunicación, escaso interés por la lectura o la agresividad. La extensión «cultura mosaico», introducida por Moles para describir una forma atomizada del bagaje de conocimientos presente en el ser humano, evoca la idea de un mosaico de datos inconexos adheridos al cerebro humano y sin ninguna idea o poca relación entre sí. Es una cultura procedente de la era tecnológica, no proviene esencialmente de un esfuerzo por lograr conocimientos articulados y asentados en una base propia de criterios. Servir la noticia tal y como se produce, con el mínimo de ingredientes sensacionalistas, no es rentable.

Fantasear con ser dominada y sometida, adoptando libremente un rol de sumisa, siempre ha tenido un lugar destacado en el imaginario sexual femenino. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el cerebro es nuestro principal órgano sexual y que hay que tenerlo bien entrenado para poder rendir a un buen nivel cuando la ocasión lo requiera. Inpside Psicólogo en Barcelona. Publicaciones recientes Fobia social vs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button